Cultura

publicidad
13 de octubre de 2013 • 07:25

Controvertida beatificación masiva de religiosos en España

 

Más de 500 religiosos, en su mayoría muertos durante la guerra civil española (1936-1939), fueron beatificados el domingo en Tarragona, en el este de España, en una ceremonia con mensaje del papa que provocó la indignación de las víctimas del franquismo.

"Me uno de corazón a todos los participantes en la celebración", declaró el papa Francisco en un mensaje de vídeo de tres minutos de largo y grabado previamente, que la multitud acogió con un mar de aplausos en Tarragona, donde los organizadores esperaban la asistencia de unas 25.000 personas.

En la ceremonia, titulada "Los mártires del siglo XX en España, firmes y valientes testigos de la fe", deben ser beatificados 522 religiosos, la mayor parte de ellos muertos durante la guerra civil que desgarró a España entre 1936 y 1939. La prensa española la presentaba como "la mayor beatificación de la historia de la iglesia".

De los nuevos beatos, 515 son españoles y siete son extranjeros: tres franceses, un cubano, un colombiano, un filipino y un portugués.

Tras el mensaje del papa, unos obispos españoles leyeron la lista de los nombres de los beatificados, cuyos rostros ilustraban una inmensa pancarta desvelada durante la ceremonia.

Entre los fieles, la Conferencia Episcopal esperaba la asistencia de unos 104 obispos, 2.720 religiosos y unos 4.000 familiares y amigos de los beatificados. El gobierno conservador español estaba representado por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón.

La Conferencia Espiscopal había tratado aparentemente de evitar una polémica política en España al eludir referirse directamente al sensible periodo de la guerra civil en el anuncio de la ceremonia y preferir el término más general de "mártires del siglo XX".

El papa argentino fue más explícito en su mensaje grabado en el Vaticano justo antes de la misa del Angelus, al declarar que este domingo en Tarragona se beatifican a 500 mártires muertos por "su fe durante la guerra civil española" de los años 30 del siglo pasado.

Las asociaciones de víctimas de la dictadura de Francisco Franco (1939-1975) consideran esta ceremonia como "un acto político de afirmación franquista".

"Bajo la capa de un acto religioso, la jerarquía está haciendo un acto político de afirmación franquista", escribió la Plataforma para una Comisión de la Verdad sobre los crímenes del franquismo, que afirma reunir a más de un centenar de asociaciones, en una carta dirigida al papa y hecha pública el viernes.

"Usted debe saber que la Iglesia Católica apoyó la sublevación militar de Franco contra la República Española en 1936, consideró la guerra civil como 'una cruzada' apoyando a los generales sublevados, legitimó su dictadura fascista y la feroz represión que ésta ejerció sobre los españoles", añadió la organización en esta carta en la que pedía la papa anular la ceremonia.

Entre los sectores más progresistas de la Iglesia, minoritarios en España, también se elevaban algunas voces en contra de esta beatificación masiva, al estimar que la ceremonia suponía "abrir las heridas" del franquismo.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.